Programa 27 de l’Auditori de Barcelona:(Danzas) Gerhard

Robert Gerhard (Valls, 1896 – Cambridge, 1970)

Biopic: Compositor español. Es uno de los más notables representantes de la Generación musical del 27 y fue él quien introdujo el dodecafonismo y las teorías de la Segunda Escuela de Viena en España.
De padre suizo y madre alsaciana, Gerhard siempre dirigió su mirada hacia la música germánica, combinándola acertadamente con los ritmos y melodías del folclore de su Cataluña natal. A los doce años de edad se trasladó a Lausanne (Suiza) para estudiar comercio obligado por su padre, pero a los diecisiete años decidió dedicarse de lleno a la música y para ello viajó a Múnich, en cuyo conservatorio (Musikhochschule) se matriculó en 1913.
Poco después estalló la Primera Guerra Mundial y Gerhard tuvo que volver a Cataluña. Una vez en Barcelona se inscribió en las clases de piano de Enric Granados y, tras la muerte de éste, ocurrida en 1916, continuó recibiendo lecciones de Frank Marshall. Así mismo, comenzó a estudiar composición con Felip Pedrell, que había sido maestro de Albéniz, Falla y Granados y defendía la simbiosis de las raíces musicales españolas con la metodología de la tradición sinfónica europea. La influencia de Pedrell fue crucial para la carrera compositiva de Gerhard, quien en aquella época fue asistente del folclorista Joan Amadés y cultivó una buena amistad con Manuel de Falla, al que admiraba profundamente.
Durante su periodo de formación en Barcelona compuso dos obras vocales destacables: el ciclo de canciones basado en poemas de Josep María López Picó, gran amigo del compositor, y L´infantament meravellós de Schahrazada, dedicado a la soprano Conchita Badía. Esta última obra utiliza profusamente el cromatismo y posee sonoridades de las músicas alemana y rusa de las primeras décadas del siglo XX, lo cual era realmente innovador para la música española de la época, más cercana a la tradición francesa. En su Trío con Piano de 1918, Gerhard se acerca más a los lenguajes de Ravel y Debussy, conjugando dicha influencia con aspectos del folclore peninsular.
En 1920 concluyó sus estudios con Pedrell y continuó componiendo obras como Dos Apunts para piano o Sept Haiku para voz y ensemble en un estilo cercano al serialismo. En 1923 fue aceptado en las clases de composición de Arnold Schoenberg en Viena, ciudad donde conoció a la que más tarde se convertiría en su esposa, Leopoldina Feichtegger. En 1925 se trasladó a Berlín junto a su maestro, del que ya había llegado a ser asistente, y continuó su formación con él.
Sus obras de este período muestran las influencias de Schoenberg en aspectos como la claridad en la forma, lo complejo de la textura contrapuntística y la concisión formal. Estas características se pueden escuchar tanto en su Quinteto de Viento como en el Concertino para Cuerdas, si bien poco tiempo después, al regresar a Barcelona, compuso una obra de raíces claramente nacionalistas: las Catorce canciones populares de Cataluña.
En 1930 se celebró su boda con Leopoldina en Barcelona. Al año siguiente Gerhard obtuvo un puesto de profesor de música en la Escola Normal de la Generalitat de Catalunya y pasó a encargarse del departamento de música de la Biblioteca de Catalunya. Ese mismo año, en 1931, Schoenberg y su esposa se trasladaron a la capital catalana durante ocho meses invitados por los Gerhard. Allí Schoenberg tuvo la oportunidad de dirigir sus obras con la orquesta de Pau Casals y compuso la partitura de Moises y Aaron.
En 1936, y gracias al empeño de Gerhard, tuvo lugar en Barcelona el XVI festival de la Sociedad Internacional de Música Contemporánea. En el marco de dicho evento se estrenó el Concierto para Violín de Alban Berg y el ballet del propio Gerhard titulado Ariel, sobre textos de Josep Vicenç Foix basados en La Tempestad de Shakespeare, así como en ciertas imágenes folclóricas catalanas. Pocos meses después del estreno de Ariel, Gerhard se centró en la composición de otro ballet basado en danzas folclóricas de Cataluña que se estrenó en forma de suite en 1972. Su título provisional fue Soirées de Barcelone y en él se dejan ver influencias tanto de Stravinsky como de Bartok.
Si el compositor catalán Robert Gerhard hubiese seguido el mismo sendero del exilio que tomaron casi todos sus compañeros de generación, es decir, México, Argentina y demás comunidades americanas, su música posterior a 1939 hubiese estado marcada por otros patrones estéticos más próximos a la tradición hispana, como ocurrió con la mayoría de sus coetáneos, pero su destino fue Cambridge y, en definitiva, el Reino Unido, lugar que le facilitó un permanente contacto con las tendencias europeas de la época.

Danzas de don Quijote

Robert Gerhard se acercó al tema del Quijote en varias ocasiones: creó un ballet en 1940-41, extrajo de él una primera suite para orquesta de cámara en 1941, una música incidental para la radio en 1944, una segunda suite, para orquesta, en 1947, una revisión del ballet en 1950 y una suite de danzas, para orquesta, en 1947. Esta ultima versión se escribió también para piano y es la que aquí se nos ofrece. Música abstracta, alejada de los ritmos, cadencias y sonoridades típicas (y tópicas) de la música española excepto en el cuarto de los fragmentos. Con Las Danzas Quijotescas el Auditori de Barcelona cierra el homenaje a Robert Gerhard el más insigne e internacional de los músicos catalanes de vanguardia. El ciclo se inició con Pandora, continuó con la sinfonía nº 3 “Collages” y culmina con estas Danzas don Quijote interpretadas al piano

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: