Programa 28 de l’Auditori de barcelona “Imatges”, J.Strauss

Johann Strauss II (1825-1899) Viena

Biopic:Johann Strauss II fue un compositor austriaco conocido especialmente por sus valses, como El Danubio Azul. Hijo del compositor Johann Strauss I y hermano de los compositores Josef Strauss y Eduard Strauss, Johann II es el más famoso de la familia Strauss. Fue conocido en su vida como “el rey del vals” y a él se debe en gran medida la popularidad del vals en la Viena del siglo XIX. Revolucionó el vals, elevándolo de una danza campesina a una de entretenimiento apta para la Corte Real de los Habsburgo. Sus obras gozan de mayor popularidad que las de sus predecesores, como su padre y Josef Lanner. Algunas de sus polcas y marchas son también muy conocidas, así como su opereta Die Fledermaus (El Murciélago).

El único familiar que le prestó su apoyo fue su madre. Por el contrario, al ser descubierto por su padre, Johann recordaría “una desagradable y violenta escena” y que su padre “no quería saber nada de sus planes musicales”. Al parecer, en lugar de evitar que Strauss se convirtiera en su rival, el padre quería apartar a su hijo de los rigores de la vida de músico. Fue entonces cuando Strauss padre abandonó a la familia y encontró una amante, Emilie Trampusch, cuando Johann tenía 17 años y había decidido concentrarse plenamente en la carrera de compositor con la ayuda de su madre.

Entonces Strauss comenzó a estudiar contrapunto y armonía con el profesor Joachim Hoffmann, quien poseía una escuela privada de música. Su talento fue reconocido asimismo por el compositor Josef Drechsler (también escrito Drexler), quien le enseñó ejercicios de armonía. Su otro maestro de violín fue Anton Kollmann, rèpètiteur del ballet de la Ópera de la Corte de Viena. Armado con esto, el mismo día que su madre había solicitado el divorcio de su marido, se presentó ante las autoridades vienesas para actuar en público. Inicialmente formó una pequeña orquesta, contratando a algunos músicos de la taberna “Zur Stadt Belgrad”, donde se podían contratar fácilmente.

La influencia de Johann Strauss I en varios establecimientos de entretenimiento significó que muchos de ellos fueron cautelosos en ofrecer un contrato al joven Strauss, temiendo el enojo del padre. Strauss hijo fue capaz de persuadir al Casino Dommayer en Hietzing, Viena, para que hiciera su debut. La prensa local se apresuró a divulgar la noticia de Strauss contra Strauss, rivalidad entre padre e hijo. Strauss padre, encolerizado con su hijo y ante la desobediencia del propietario, se negó a tocar nunca más en el Casino Dommayer, que había sido el escenario de sus anteriores triunfos.

Strauss encontró muchas dificultades en sus primeros años como músico, pero pronto ganó audiencia amante de la música, tras haber aceptado comisiones para actuar fuera de Viena. El primer gran reconocimiento para el joven compositor fue la posición de “Maestro de Capilla del Segundo Regimiento de Ciudadanos de Viena”, que había quedado vacante tras la muerte de Josef Lanner dos años antes. Viena fue asolada por una revolución burguesa el 24 de febrero de 1848, y la rivalidad entre padre e hijo se hizo mucho más evidente.

Johann II decidió apoyar a los revolucionarios, como lo ponen de manifiesto los títulos de dos obras que datan de este período, los valses “Freiheitslieder” (Canciones de Libertad) op. 52 y “Burschenlieder” (Canciones de los Jóvenes) op. 55, así como las marchas “Revoluciones de Marzo” op. 54 y la agitada “Marcha de los Estudiantes” op. 56. Esta decisión demostró serle desfavorable profesionalmente, ya que la realeza austriaca le negó dos veces la tan codiciada posición de “KK Hofballmusikdirecktor” (Director Musical del Baile de la Corte”, posición que fue dada a Johann I en reconocimiento a sus contribuciones musicales. Por otra parte, el joven Strauss también fue apresado por las autoridades vienesas por tocar en público “La Marsellesa”, atizando los sentimientos revolucionarios, pero más tarde fue absuelto. Poco después de su absolución, compuso la polca “Geißelhiebe” (Latigazos) op. 60, que contiene elementos de “La Marsellesa” en su “Trío”, como una sección musical riposte a su detención. Strauss padre se mantuvo leal a la monarquía del Danubio y compuso su Marcha Radetzky op. 228 dedicada al mariscal de campo Joseph Radetzky von Radetz que pasaría a ser su composición más conocida.

Cuando el anciano Strauss murió de escarlatina en Viena en 1849, el joven Strauss fusionó ambas orquestas y participó en numerosas giras. Posteriormente, también compondría una serie de marchas patrióticas dedicadas al monarca Francisco José I, como la ‘Kaiser Franz-Josef Marsch’ (Marcha del Emperador Francisco José) op. 67 y la ‘Kaiser Franz Josef Rettungs Jubel-Marsch’ (Marcha de Júbilo por la salvación del Emperador Francisco José) op. 126, probablemente para congraciarse con el nuevo monarca que subió al trono de Austria tras la Revolución de 1848.

Él finalmente superó la fama de su padre, y se convirió en uno de los más populares compositores de valses de su época, viajando por Austria, Polonia y Alemania con su orquesta. Sería habitual que el público viera una sola representación antes de que se trasladara rápidamente a otro lugar. Sería la primera y última representación en cada uno de esos lugares, y en cuyas placas `proclamarían con orgullo “Heut Spielt der Strauss!” o “¡Hoy toca Strauss!”.

También hizo visitas a Rusia, actuando en Pavlovsk y escribiendo varias composiciones, allí que más tarde retituló para que se ajustara al público vienés a su regreso, a Gran Bretaña donde actuó con su primera esposa Hetty Treffz, en el Covent Garden, a Francia, Italia y más tarde a los Estados Unidos en la década de 1870, donde tomó parte en el Festival de Boston por invitación del maestro de banda Patrick Gilmore y fue el principal director en el “Monster Concert” de más de 1000 músicos, interpretando su vals “El Danubio Azul op. 314, entre otras piezas de gran éxito.

Entre las más populares piezas de baile que Strauss escribió en este período destacan los valses Sängerfahrten op. 41, Liebeslieder (Canciones de amor) op. 114, Nachtfalter (Mariposa nocturna) op. 157, Accelerationen (Aceleraciones) op. 234 y las polcas Annen (de Ana) op. 117 y Tritsch-Tratsch op. 214.
Después de crear su primera orquesta antes de la muerte de su padre, fundó muchas otras que tocarían en diversos establecimientos de entretenimiento y de baile, como el “Sperl” y el “Apollo”, a quienes les dedicó varias piezas con sus nombres para conmemorar sus primeras actuaciones. Más tarde, aceptó comisiones para tocar en Rusia para el archiduque Michael y el Zar Alejandro II, especialmente en Pavlovsk, donde había sido construida una nueva línea de ferrocarril. Cuando las comisiones se hicieron demasiadas para atenderlas él solo, trató de convencer a sus hermanos Josef y Eduard para que lo sustituyeran en su ausencia, ya fuese por su mala salud o por su apretada agenda. En 1853, incluso tuvo que internarse en un sanatorio, ya que sufría de escalofríos y padecía de neuralgia. Deseosa de que la empresa familiar no se viniera abajo, la madre Anna Strauss ayudó a convencer al reacio Josef para que asumiera el mando de la orquesta Strauss. Los vieneses acogieron con satisfacción a ambos hermanos y eventualmente hubo de admitir que “Josef era el más talentoso de ambos, yo simplemente soy el más popular”. Josef dejó su propia marca con sus propios valses y esta nueva rivalidad fue muy propicia para el desarrollo del vals. Johann Strauss II procedió a consolidar su posición como “rey del vals” con su exquisito vals “El Danubio Azul” op. 314, que nació como un vals coral con texto escrito por un poeta local.

Lo más destacado del triunvirato de los Strauss queda de manifiesto en el “Concierto de Música Perpetua” en 1860, donde su acertada broma musical “Perpetuum Mobile” op. 257 se interpretó por los tres hermanos encabezando tres orquestas diferentes. En la misma época, los tres hermanos Strauss también organizaron numerosas actividades durante sus conciertos en el Volksgarten en Viena, donde el público podía participar. Por ejemplo, se interpretaba una nueva pieza y el público era invitado a adivinar cuál de los tres la había compuesto.

La mayoría de las operetas de Strauss, sin embargo, no han tenido un éxito perdurable al comparararlas con sus piezas de baile, y gran parte del éxito se lo adjudican El Murciélago, Una Noche en Venecia y El Barón Gitano. A pesar de la falta de popularidad de sus operetas, hay muchas piezas extraídas de ellas que fueron recibidas calurosamente, como el “Vals Cagliostro” op. 370 de la opereta Cagliostro en Viena, el vals “Oh, hermoso Mayo” op. 375 (Príncipe Matusalén), el vals Rosas del Sur op. 388 (El Pañuelo de Encaje de la Reina) y el Vals del Beso op. 400 (La Guerra Divertida). También escribió una ópera, Ritter Pásmán, que tiene numerosas fallas en el libreto, pero muchos atribuyen su fracaso al uso de valses y polcas, lo que indicaría que era incapaz de escribir música seria. De hecho, para su tercera y más exitosa opereta de todos los tiempos, El Murciélago de 1874, los críticos de música de Viena profetizaron “que el motivo de las melodías serían valses y polcas”. Sin embargo, su mayor crítico e irónicamente firme defensor Eduard Hanslick escribió en el momento de la muerte de Strauss en 1899 que su desaparición supondría el final de los tiempos felices en Viena.

Johann Strauss murió de neumonía en Viena el 3 de junio de 1899 a la edad de 73 años y fue sepultado en el Zentralfriedhof de Viena (Cementerio Central de Viena). Al momento de su muerte, se encontraba trabajando en su ballet Aschenbrödel (Cenicienta).

Die Fledermaus (El murciélago)

Die Fledermaus (El murciélago) es una opereta cómica con música de Johann Strauss (hijo) sobre un libreto en alemán de Carl Haffner y Richard Genée. Se estrenó el 5 de abril de 1874 en el Theater an der Wien en Viena, Austria.
Die Fledermaus se basa en una comedia alemana de Julius Roderich Benedix llamada Das Gefängnis (La prisión), que a su vez se basa en un vodevil, Le Réveillon, de Henri Meilhac y Ludovic Halévy. Fue traducida al alemán por Carl Haffner como una obra de teatro producida en Viena, Le Réveillon (Un banquete de medianoche) pero causó problemas por sus características francesas, que fueron resueltas al adaptarse como un libreto para Johann Strauss, quien trasladó Le Réveillon a una fiesta vienesa. La OBC nos ofrece la opertura de esta opereta cómica de carácter ligero.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: